Evitar el robo de identidad

Al igual que los rateros y los ladrones, los piratas informáticos tienen muchas formas de robar información personal y dinero. Así como no le darías a un ladrón la llave de tu casa, asegúrate de protegerte contra el fraude y el robo de identidad en línea. Descubre los trucos comunes que los piratas emplean para saber protegerte del fraude en línea y del robo de identidad. Aquí verás algunas sugerencias simples.

No respondas si ves un mensaje de correo electrónico sospechoso, un mensaje instantáneo o una página web que solicita tu información personal o financiera

Siempre ten cuidado con los mensajes o sitios que piden tu información personal o los mensajes que te dirigen a una página web desconocida que pide cualquiera de los siguientes datos:

  • Nombres de usuario
  • Contraseñas
  • Números de seguridad social
  • Números de cuentas bancarias
  • PIN (números de identificación personal)
  • Números completos de tarjetas de crédito
  • Apellido de soltera de tu madre
  • Tu fecha de nacimiento

No llenes ningún formulario o pantalla de acceso que pueda provenir de esos mensajes. Si alguien sospechoso te pide que llenes un formulario con tus datos personales, no sientas la tentación de empezar a llenarlo. Aun si no presionas el botón "Enviar", podrías estar enviando información a los ladrones de identidad con solo llenar tus datos en los formularios.

Si aparece un mensaje de alguien que conoces, pero no parece de él, puede ser que su cuenta haya sido vulnerada por un pirata informático que está tratando de obtener dinero o información de tu parte, así que ten cuidado con lo que respondes. Las tácticas comunes incluyen el pedido de dinero urgente con la excusa de que está perdido en otro país o diciendo que le robaron el teléfono, por lo que no se lo puede llamar. El mensaje también puede pedirte que hagas clic en un vínculo para ver una foto, un artículo o un video, que en realidad te lleva a un sitio que podría robarte información, por lo que debes pensar antes de hacer clic.

Nunca ingreses tu contraseña cuando llegues a un sitio mediante un vínculo en un correo electrónico o un chat en el que no confías.

Incluso si piensas que es un sitio de confianza, como tu banco, es mejor ir directamente al sitio mediante el uso de un marcador o escribiendo la dirección del sitio directamente en el navegador.

No envíes tu contraseña por correo electrónico ni la compartas con otros.

Las contraseñas son las llaves a tus cuentas y servicios en línea y, al igual que en la vida real, debes tener cuidado con la persona a quien le das las llaves. Los sitios y servicios legítimos no te piden que envíes tus contraseñas por correo electrónico, por lo que no debes responder a las peticiones de contraseñas para sitios en línea.

Debido a que las contraseñas son tan importantes, debes pensar cuidadosamente antes de tomar la decisión de compartirlas con los demás, incluso amigos y familiares. Al compartir las contraseñas, existe un mayor riesgo de que alguien pueda abusar de tus cuentas, ingresando información que no deseas ingresar o utilizando la cuenta de maneras que no apruebas. Por ejemplo, si compartes tu contraseña de correo electrónico con alguien, esa persona puede leer tus correos electrónicos personales, tratar de usar tu cuenta de correo electrónico para acceder a otros servicios en línea que utilizas, como el banco o los sitios sociales, o usar tu cuenta para hacerse pasar por ti. Por último, cuando compartes la contraseña con alguien, tendrás que confiar en ellos para que esté segura, ya que pueden compartirla con los demás intencionadamente o por accidente.

Presta mucha atención cuando se te pide que accedas en línea.

Busca señales que indiquen tu conexión con el sitio web.

En primer lugar, mira la barra de direcciones de tu navegador para ver si la URL parece real. También debes verificar si la dirección web comienza con https://, lo que indica que la conexión al sitio web está encriptada y cuenta con una mayor protección contra intromisiones o interferencias. Algunos navegadores también incluyen un ícono de candado en la barra de direcciones junto a https:// para indicar claramente que la conexión está encriptada y que estás conectado de forma más segura.

Denuncia trampas y correos electrónicos sospechosos.

La mayoría de los proveedores de correo electrónico, como Gmail, te permiten hacer esto. Si denuncias un mensaje sospechoso en Gmail, ayudarás a bloquear a ese usuario para que no te envíe más mensajes de correo electrónico y permitirás que nuestro equipo de abuso detenga ataques similares.